Empresas con valor agregado ejemplos

Organización de revendedores

Se puede conseguir cierto aumento a través del marketing y las ventas, pero el producto o servicio sigue desempeñando un papel fundamental a la hora de determinar la disposición a pagar. Parece lógico, ya que el producto/servicio es el valor intrínseco de lo que compra el cliente, pero la conclusión que se extrae de ello suele ser errónea: que para aumentar el valor del producto para el cliente hay que invertir mucho en el desarrollo del producto. Por ello, hemos recopilado una lista de ejemplos de pequeños retoques del producto que añaden una enorme cantidad de valor, sin afectar en gran medida al coste. Los ejemplos son muy concretos, pero el objetivo principal es demostrar que añadir valor no requiere necesariamente invertir una cantidad proporcional; se trata realmente de entender a sus clientes.

Esas tapas de plástico que ponen en tu café para llevar realmente no cuestan mucho de fabricar. Pero imagina todos los problemas que te evitas porque está ahí. Ahora bien, probablemente no pagaría por la tapa, como se espera hoy en día, pero imagínese que fuera a una cafetería y le sirvieran el café sin ella: las posibilidades de que volviera serían infinitamente menores, ¿verdad?

Valor añadido

Por ejemplo, supongamos que tiene una tienda que vende café en grano. Podría ofrecer un servicio gratuito de molido como valor añadido. El coste del molinillo es mínimo y ya está pagando a alguien para que atienda la caja registradora, así que no hay costes laborales adicionales.

  Valor agregado de coca cola

El cliente, por su parte, obtiene una comodidad que de otro modo no tendría. Ahorran tiempo al no tener que moler los granos ellos mismos, y es más probable que vuelvan a su tienda en el futuro.

Si es un experto en su campo, puede ofrecer servicios de consultoría o asesoramiento a sus clientes. Es una forma estupenda de añadir valor, porque les ayudas a resolver un problema que quizá no puedan resolver por sí solos.

Si vendes un producto que hay que instalar o configurar, puedes ofrecer este servicio a tus clientes. Es una forma estupenda de añadir valor porque demuestra que está dispuesto a hacer un esfuerzo adicional para ayudarles.

Estos servicios de valor añadido o ejemplos de marketing basado en el valor deberían darle una buena idea de cómo fidelizar a los clientes y darle una ventaja competitiva sobre la competencia. No tenga miedo de ser creativo con los esfuerzos de marketing y piense con originalidad para desarrollar servicios que sorprendan a sus clientes potenciales. Puede ser cualquier tipo de valor: funcional, social, monetario o psicológico.

Valor añadido para el cliente

Ejemplos de revendedores de valor añadido habituales (también conocidos como VAR) son los minoristas y empresas de servicios informáticos, los concesionarios de automóviles y las tiendas de muebles. Los revendedores de valor añadido son empresas que venden productos fabricados por otras empresas además de vender sus propios productos y servicios complementarios, aumentando así el valor del producto revendido que adquiere el consumidor. Uno de los principales objetivos de las empresas que prestan servicios de valor añadido es desarrollar relaciones con los clientes que les lleven a repetir la compra.

  Ley de impuesto al valor agregado

Los revendedores de valor añadido están muy extendidos en el sector minorista de hardware y servicios informáticos. Los minoristas informáticos y las empresas de servicios de tecnología informática suelen ofrecer una amplia gama de productos y servicios de valor añadido, como garantías ampliadas y contratos de servicio, hardware suplementario, instalación, configuración, servicios de formación, servicios de consultoría profesional, personalización y programas de software.

Las empresas de tecnología de la información que trabajan con corporaciones suelen vender paquetes de valor añadido que crean soluciones personalizadas llave en mano. Por ejemplo, una empresa que desee actualizar su infraestructura de red puede contratar a un distribuidor de valor añadido para que desarrolle un paquete que incluya hardware, software, aplicaciones personalizadas, implementación, formación y asistencia continua.

Distribuidor de valor añadido deutsch

Los servicios de valor añadido (SVA) son servicios adicionales que no forman parte de las actividades propiamente dichas de un proveedor, pero que añaden valor a la oferta existente. Estos servicios de valor añadido pueden contribuir significativamente a los ingresos de un proveedor de servicios.

Un ejemplo de servicio de valor añadido del sector privado podría ser el servicio de recogida y entrega de ropa de su tintorería local. O la oferta de su tienda de electrónica no sólo de entregarle la nueva lavadora, sino también de instalarla directamente en sus instalaciones.

  Dar valor agregado a un producto

Si el servicio en cuestión lo ofrecen muy pocos competidores en el mercado, los servicios de valor añadido son naturalmente la mejor manera de destacar entre el conjunto de competidores. Especialmente en el ámbito de la digitalización, existen oportunidades muy creativas para vender servicios adicionales únicos.

Cuanto más fuerte sea el vínculo entre el servicio de valor añadido y el producto/servicio estándar, mayor será el impacto de la satisfacción del cliente (conseguida a través del servicio de valor añadido) en la percepción de la oferta estándar. Con servicios de valor añadido únicos, puede diferenciarse de forma sostenible de la competencia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad